miércoles, marzo 16, 2011

¿Es mí Gobierno o nuestro Gobierno? Porque yo votaré SI

Hace unas horas me encontré con un amigo radio difusor de la ciudad y me preguntaba como estaba mi Gobierno. La verdad en ese rato solo conteste lo más obvio: bien va para otro período más. Sin embargo en el fondo me quedó la preocupación si en realidad en primer lugar aún es mí Gobierno, o porque no toda la ciudadanía se identifica con el mismo y tiene esa desilusión que no todo es como todas y todos quisieran.

Me permito explicar parte de mis razonamientos de este momento al pensar con más calma en este tema.

En primer lugar los gobiernos, pienso son en las últimas décadas latinoamericanas el resultado de procesos democráticos, así que entonces nos representa a todos quienes participamos del proceso electoral independientemente si era o no nuestro candidato o candidata de mayor afinidad política el que ganó en las urnas.

¿Cómo hacer para sentirlo nuestro?, comenzamos a meternos ya en los conceptos de participación ciudadana, que la podemos ejercer de diferentes maneras tanto formales como informales; entonces la pregunta es, están existiendo esos canales o medios para participar y permitir que nuestras ideas también sean escuchadas e ahí el punto.

Creo que para muchas de las discusiones en el proceso de reforma constitucional, esos espacios de diálogo se cumplieron, luego la ratificación en las urnas lo validaron; pero y luego que ha pasado en los últimos meses podemos quizás preguntarnos. Creo se ha disminuido considerablemente la oportunidad de expresarnos para ser parte de la cosa pública y además con el agravante que no estamos exigiendo ese derecho por las vías adecuadas, nos estamos conformando con solo ser observadores, con no opinar, con no decir lo que sentimos. Y esto claro con altura expresando con la cabeza nuestras ideas y no con el hígado como muchas veces vemos a personajes de farándula o TV que casi es lo mismo en donde se oponen a todo por oponerse, no se argumenta, solo se quejan, se mezclan temas unos con otros, casi que se cantinflea (hablar mucho sin decir nada).

No me cabe como nos quejamos de la inseguridad y en la pregunta que en el referéndum permite, no dejar en libertad a aquellos delincuentes que evaden los procesos para salir por la caducidad de su prisión preventiva hay quienes dicen al coro del NO también negar el derecho de la sociedad a nuestra seguridad; como pueden negarnos esto me pregunto. Como niegan la necesidad de votar SI y enmendar nuestra querida constitución de Montecristi para que no se mal abuse de ella.

De igual manera iré expresando más criterios con respecto a las otras preguntas planteadas donde iré aportando de más criterios para la reflexión del próximo proceso electoral que viviremos.

domingo, enero 09, 2011

El Referéndum en Sudán

El 15 de enero de 1991 una coalición internacional, compuesta por 31 naciones y dirigida por Estados Unidos y bajo mandato de la ONU atendiendo a la resolución Nº 660 de la ONU; con una fuerza de combate de: 959,600 soldados, 2.000 Carros de combate, 1.800 aviones de combate, 100 buques de guerra inicia la operación Tormenta del Desierto para desalojar de Kuwait a las tropas del ejército de Irak que tenían por interés el petróleo que ahí se encontraba.

Casi 20 años después el referéndum en Sudán tiene por excusa plantear una diferencia de religiones para separar a la nación donde simplemente lo que pasa es que la parte sur que sería el nuevo estado tiene también el llamado oro negro (petróleo) y el estado no distribuye las riquezas generadas con esa región y obvio "la comunidad internacional" apoyando la separación donde el mismo Barack Obama dijo: “el mundo está atento a los votantes del sur de Sudán” dando a entender su preocupación por la finalización de 50 años de guerras civiles en esa nación africana.

Al menos ahora a diferencia de lo ocurrido en Kuwait, luego de una intervención militar; se utilizará las urnas y la democracia como herramienta de solución a tantas décadas de millones de muertes y refugiados, pero finalmente el interés verdadero es quién controla y a quién benefician los recursos generados por el petróleo en esa región.