sábado, noviembre 27, 2004

Las noches de mi ciudad

Llegan las 21h30 y a diferencia de la mayoría de las personas que se encuentran en sus hogares, aún me encuentro saliendo de mi lugar de trabajo; pasan pocos minutos y toda una diversidad de luces llaman la atención de quienes aún rondamos las calles de Guayaquil, que a diferencia de otras ciudades del Ecuador, aún sigue encendida con varios negocios y actividades laborando, y con quienes disfrutamos de sus servicios y bondades nocturnas.

Quiero referirme por el momento a aquella vida no solo bohémica que muchos llevamoos nocturnamente y como otros hogares se ven beneficiados de para quienes simplemente solo somos vampiros de la oscuridad, mientras que para otros somos las estrellas de la noche porque somos sus apreciados clientes.